DIOS MIO ESCUCHAME

DIOS MIO ESCUCHAME

lunes, 22 de septiembre de 2008

Todos hemos nacido para triunfar.


Todos hemos nacido para triunfar. Los triunfadores a veces pierden y a veces, también cometen errores. Pero los perdedores pueden identificarse como personas que cometen el mismo error, una y otra vez. No parecen ser capaces de aprender de sus errores. Los triunfadores, por otra parte, aprenden de sus errores y rara vez los repiten. 

Se ha dicho que los perdedores tienen un miedo interior a triunfar y no saben qué hacer con sus éxitos. En cambio, los triunfadores saben qué hacer cuando fracasan; tienen planes alternativos. Entre los triunfadores y los perdedores, existe un grupo intermedio, que retrocede dos pasos por cada dos que avanza, arreglándoselas apenas para mantenerse en equilibrio. Inevitablemente, cuando algunas cosas les salen bien, otras parecen ir mal. Ellos tienden a terminar en donde empezaron. Esta clase de personas son los no triunfadores. 

Para el Análisis Transaccional, no es lo mismo Triunfador que Ganador, pocas personas son totalmente triunfadoras o perdedoras; la mayoría de los individuos triunfa en algunos aspectos de su vida y pierde en otros. El que triunfen o fracasen depende, en parte, de lo que les haya acontecido en la infancia. La respuesta a las necesidades de dependencia, la malnutrición, la brutalidad, las relaciones infelices, las enfermedades, las desilusiones continuas, el cuidado físico inadecuado y los traumatismos son algunas de las muchas experiencias que pueden contribuir a que un individuo se convierta en perdedor. 

Tales experiencias interrumpen, detienen o impiden el progreso normal de una persona hacia su propia autonomía y realización. Para poder hacer frente a las experiencias negativas, el niño tiene que aprender a manipularse y a manipular a los demás. Estas prácticas son difíciles de desterrar más tarde en la vida y se convierten a menudo en normas establecidas. El triunfador busca la manera de deshacerse de ellas; el perdedor se aferra a ellas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario